Cuando todos los caminos llevan a Roma

Hoy os traemos un rayo de esperanza, que no tiene mucho que ver con la temática general del blog: el cáncer.

El cáncer es una enfermedad horrible, y los tratamientos que existen actualmente pueden ser igual de horribles. Desde los años 30 el bioquímico Warburg, que ganó el premio Nobel de Medicina, descubrió que el cáncer era una disfunción energética de las mitocondrias: una crisis de energía. De repente, la vía aeróbica y el ciclo de Krebs no funcionaba, y toda la energía que podían obtener estas células era por fermentación láctica o vía anaeróbica. Desde entonces, poco se ha progresado, debido en parte a que la teoría somática ocupó su lugar, sin resultados satisfactorios evidentes hasta la fecha. 

Más tarde, investigadores como Seyfried o Dominic D'Agostino están consiguiendo en sus laboratorios resultados increíbles utilizando estrategias nutricionales (como la dieta cetogénica) como terapia. En este vídeo os mostramos una interesantísima charla de D'Agostino que habla de las diferentes terapias que están utilizando para combatir el glioblastoma.







Comparte Nuestro contenido