¿Ejercicio intenso? Puede que no

HIIT, protocolos TABATA… Cada día aparece un nuevo método de entrenamiento de alta intensidad que se basa en variar movimientos, herramientas, tiempos de trabajo y descanso, etc. En Protraining nos gusta estresar el sistema de nuestros clientes, pero con una premisa básica: no excedernos de la dosis mínima no acostumbrada.

Existen numerosos inconvenientes de pasarnos en la dosis. Uno de ellos es a nivel metabólico, el tan denostado cortisol.

El cortisol está considerado como la hormona del estrés, pero quizás sea más preciso llamarla la hormona del equilibrio: activa mecanismos para iniciar un ejercicio aportándonos energía. Sin embargo, un ejercicio excesivo hará que el cortisol se asocie con la insulina, provocando el efecto contrario que mucha gente busca: perder peso.

¿Has visto alguna vez personas que no paran de ejercitarse, pasar hambre, y sin embargo, no pierden un sólo gramo de grasa? Pues efectivamente, este tipo de personas tienen en común este fenómeno (indudablemente éste es sólo uno de los aspectos clave en la pérdida de grasa corporal). Hacen extenuantes sesiones de entrenamiento que no derivan en ningún resultado positivo.

Los entrenadores de Protraining sabemos en qué momento el cuerpo debe ser estresado y cuánto. El cortisol no es un enemigo, es esa alarma (de las muchas que el cuerpo tiene) que nos avisa de que el cuerpo está llegando a límites demasiado lejanos. Y lo que al inicio de la actividad fue un gran aliado, ahora se convierte en un enemigo.

¿La solución? Aplicar la dosis adecuada. Y en Protraining sabemos cuál es.






Comparte Nuestro contenido