El engaño de la stevia

Hoy os traemos una información que todo nutricionista, entrenador personal, médico, o simplemente usuario de supermercado debe saber. Nos estamos refiriendo a la stevia.

La stevia es un producto que se ha popularizado en el mercado, y con razón. Nos permite un poco de dulzor en la vida sin tener que meter ese veneno blanco en el cuerpo llamado azúcar. Pero tranquilos, el título era sólo un enganche. Porque el engaño no está en la planta en sí, sino en cómo se comercializa.

Generalmente una persona espera encontrar lo que dice el envoltorio. Sin embargo, la stevia no se puede comercializar como tal, sino mediante un extracto de ella mezclado con un edulcorante. Aquí es donde hay que tener cuidado.

De las marcas investigadas recientemente (de manera personal, yendo a varios supermercados), nos encontramos con dos principalmente: los que contienen maltodextrina o dextrina y los que contienen eritritol. Los dos primeros son azúcares, mientras que el último es un alcohol derivado del azúcar.

Para aclarar el asunto, tanto maltodextrina como dextrina darán un pico de insulina. Vaya, lo que uno espera encontrar es lo contrario de lo que sucede realmente. El eritritol no produce pico de insulina, ya que casi no se puede metabolizar y se excreta por la orina. Por lo tanto, dentro del engaño, el eritritol nos da un remedio más que aceptable.

¿No os resulta paradójico que pase esto, y se actúe con total impunidad? Este es sólo un ejemplo de los numerosos que podemos encontrarnos. 

Bienvenidos a la industria alimentaria, donde empeorar la salud de los consumidores es un negocio muy rentable.






Comparte Nuestro contenido