La realidad de la  paleodieta

No hay nada más perjudicial para el avance de la ciencia que aparezca alguien con un interés lucrativo. A partir de ahí comienza el sesgo, la subjetividad, el mercantilismo, etc. Nos han contado tantas cosas sobre lo que ocurría en el paleolítico (algunas realmente sorprendentes), que es difícil discernir la realidad de la ficción. La marca "paleodieta" (que no el concepto del que surge) y todo el movimiento alrededor de ésta (como puede ser el prototipo de entrenador personal "paleolítico) ha provocado una corriente de intereses económicos que tergiversan las bondades y perjuicios de este estilo de vida.

En el siguiente vídeo podemos ver cómo mucho de lo que nos han contado sobre la alimentación en el paleolítico no es cierto. Y como suele suceder, la clave está en ir a las bases de la ciencia. Disfrutad de estas reveladoras verdades.






Comparte Nuestro contenido