Los tres caballeros del Apocalipsis

Ancel Keys, Bob Anderson y Kenneth Cooper. O lo que es lo mismo: las dietas bajas en grasas, estiramientos y la realización de ejercicio aeróbico para la mejora cardiovascular. Estos tres quizás sean los tres grandes males de la industria del fitness y la alimentación. Pero quizás no haya que verlos como tres malignos que sonríen entre cortinas de humo, sino como tres grandes innovadores, incluso genios, que intentaron dar respuesta a interrogantes, pero que sin embargo, se equivocaron.

El último día de curso del Máster de Mecánica del ejercicio, Lucas los acuñó como los 3 caballeros del Apocalipsis. Fuera de toda broma, es cierto que cada uno en su campo ha contribuido a empeorar la salud de la gente. Pero la culpa no es suya. La culpa es de la industria, por haber visto en ellos productos vendibles; y de la sociedad, por haber visto en ellos las soluciones a todos sus problemas, y tratar de solucionar todo con una píldora mágica que le evite cualquier esfuerzo desmesurado.

Las dietas bajas en grasas cada vez se están viendo más abocadas al fracaso y al ostracismo (que lástima que desde los organismos oficiales todavía no sea así), tras ingentes cantidades de estudios y experiencias positivas con el consumo de éstas. El ejercicio aeróbico ni permite una incursión muscular eficiente, ni mejora la salud a largo plazo. Es más, numerosos estudios están comprobando como contribuye a la sarcopenia. Un ejercicio de continuado estrés sobre las articulaciones y que no incide en un trabajo muscular completo sólo lleva a la población a una pandemia de lesiones sin remedio. Y por último, pensar que con los estiramientos vamos a alargar la musculatura, o crear efectos mágicos en el rendimiento, es sencillamente, no entender las bases de la neurofisiología.

Por todo eso, cuidado al escuchar alguno de esos nombres. Si queremos estar sanos, huyamos de sus mensajes.






Comparte Nuestro contenido