No son los carbohidratos, es la insulina

Quizás una de las preguntas más importantes que se puede hacer la comunidad médica es: ¿qué nos hace engordar? Si supieramos la respuesta al 100%, tendríamos la píldora mágica para solucionar todos los casos. Sin embargo, no somos una farmacéutica, y la biología humana es un mundo tan complejo que no nos atrevemos a dar una respuesta definitiva (y que nos reporte mucho dinero).

Sin embargo, sí que podemos saber uno de los factores más influyentes en la sociedad actual, y es el estado anabólico permanente producido por altos niveles de insulina. A diferencia de lo que muchos seguidores de la paleodieta piensan, el enemigo en realidad no son los carbohidratos u otros macronutrientes, sino las cantidades que tomemos de ellos y cómo influyen éstos en la insulina.

Esto explica algo que sucede en muchas dietas orientales (o sucedían antes de su occidentalización). Éstas se alimentaban de carbohidratos obtenidos de la naturaleza, como el arroz. Por esta regla de tres, estas poblaciones deberían tener sobrepeso. Pero para nuestra sorpresa, disfrutaban de un estado de salud idóneo, ya que las cantidades tomadas eran mucho menores de las que tomamos en la sociedad occidental. Esto hace que aunque el carbohidrato sea el mayor estimulador de la insulina, consumir menor cantidad no la estimulará igual. Esto es algo  llamado carga e índice insulínicos, algo muy similar a la carga e índice glucémicos.

La carga e índice insulínicos permite conocer cuánta insulina se ha liberado gracias a los macronutrientes y cantidad de ellos ingeridos. Esto explica también porqué una dieta hiperproteica podría no funcionar, ya que un exceso de proteína también libera gran cantidad de insulina. Y no sólo los macronutrientes afectan a la insulina, sino que el cortisol juega un papel fundamental, de ahí la importancia de respetar los ritmos circadianos y saber manejar el estrés diario.

Creemos que poco a poco los conceptos de índice insulínico y carga insulínica deberían conocerse mucho más, ya que el control de esta hormona va a suponer un gran paso en la mejora de nuestro peso corporal.






Comparte Nuestro contenido