Si quieres correr más rápido

Haz dos cosas: entrena la fuerza y simplemente corre. No confundas ambos. El mundo del fitness ha confundido una cosa: que tengas más mejoras entrenando a más velocidad significa que serás efectivamente, mejor manifestando tu fuerza en ese gesto cuando vayas a esa velocidad. Pero el condicionamiento físico no tiene ese propósito. No está pensado para hacerte mejor en un gesto, sino para hacer mejor en todos los gestos, ya sean en rendimiento deportivo o en un gesto diario.

Si cogemos a dos personas, las dos entrenando sentadillas a toda velocidad, y hacemos una prueba de salto, las dos obtendrán una mejora en la marca, ya que el gesto entrenado se asocia mucho en términos de velocidad, rango articular trabajado, etc. Sin embargo, si ambos realizan un sprint como test, la mejora de la fuerza no será tal. ¿Cómo? ¿La fuerza no es universal? Por desgracia, es imposible medir la fuerza en sí (la fuerza intrínseca muscular), sino manifestaciones de la fuerza. Por lo tanto, para trabajar la fuerza, necesitaremos buscar aquellos ejercicios que sean los biomecánicamente más sencillos, con menor componente gestual posible. Sólo éstos podrán extrapolar las ganancias de fuerza a cualquier gesto.






Comparte Nuestro contenido