Vitamina K2, ¿mejor que calcio?

Últimamente las investigaciones surgen como la pólvora. Cada vez sabemos más sobre cómo podemos combatir distintas patologías y cada vez necesitamos estar más actualizados. Si el otro día hablamos de la vitamina D, hoy le tocaría el turno al calcio (si seguimos el objetivo de frenar la osteoporosis). Sin embargo, recientes estudios han demostrado que un exceso de la toma de calcio puede producir ateroesclerosis. ¿Cómo puede suceder esto?

Bien, vayamos paso a paso. El calcio al entrar en nuestro organismo (gracias a la vitamina D, por cierto), llega al torrente sanguíneo para a continuación, ser captado por los huesos. ¿Pero quién se encarga de este proceso? Nuestra protagonista de hoy: la vitamina K2. Sin un nivel suficiente de esta vitamina, el calcio seguirá circulando por la sangre y acumulándose en las paredes arteriales.

¿Cómo sé mis niveles de vitamina K2? Desafortunadamente, los métodos son muy caros. Para conocer la cantidad de osteocalcina descarboxilasa se requieren pruebas bastante sofisticadas, distintas en cuanto a su efectividad. Lo que sí que podemos hacer es asegurarnos de que tomamos dicha vitamina en la comida. ¿Y cómo lo conseguimos? Mediante el consumo de carne de animales que se hayan alimentado de pasto. Qué casualidad: parece que una de las premisas para cuidar la salud aparece de nuevo. Animales que consuman grano y vivan hacinados no tendrán vitamina K2 y no la podremos consumir.

Por último, queremos haceros una recomendación: cuidado con los suplementos de calcio. Somos entrenadores personales, no más, y quizás nos excedamos de nuestras funciones. Pero hay una intención primordial: cuidar la salud. Y si creemos que ciertas prácticas médicas pueden perjudicarla, nos vemos en la obligación de decirlo. Os aseguramos que una persona que se alimenta de productos de la naturaleza estará mucho más sana que aquella atiborrada de estatinas o calcio.






Comparte Nuestro contenido